El Peugeot Partner celebra 20 años revolucionando el mercado de los vehículos comerciales

Peugeot_Partner

El Peugeot Partner celebra su 20 aniversario en el mercado de la mejor manera. Encabeza el ranking de ventas de vehículos comerciales en los seis primeros meses del año, con 10.020 unidades matriculadas y una cuota de mercado del 11,4%.

 

En 1996, Peugeot llevó un soplo de aire fresco al mercado de las furgonetas. Al presentar el Partner, la marca no sólo entraba en un segmento exigente, sino que planteaba toda una revolución, al ofrecer un vehículo diseñado, desde el principio, como un modelo con identidad propia y no como un derivado de un turismo.

Además de trasladar la elegancia, el diseño, el confort y la emoción de Peugeot al universo de los vehículos comerciales, el Partner, con su gama Tepee, ha abierto la vía hacia un nuevo tipo de vehículos polivalentes, útiles para el trabajo de lunes a viernes sin dejar de estar orientados al ocio y a la aventura los fines de semana.

El Peugeot Partner sopla las velas de su tarta de 20 aniversario con la primera posición de su segmento y el mercado de vehículos comerciales debajo del brazo. No se trata, ni mucho menos, de un regalo de cumpleaños. En un mercado en el que las empresas y los profesionales son los actores dominantes, el Partner debe convencer día a día a una clientela exigente de que es una herramienta de trabajo fiable, que ofrece altas prestaciones.

Y lo consigue, como demuestran 10.021 unidades matriculadas y una penetración del 11,4%. Estas cifras representan un aumento del 29,3% respecto a los seis primeros meses de 2015, un ritmo de progresión que dobla al del mercado, que ha crecido un 13,8% respecto al periodo enero-junio del año pasado.

Con el lanzamiento del Peugeot Partner en 1996, la marca regresaba a un mercado en el que ya había sido precursor a finales del siglo XIX y principios del XX, con modelos como el Peugeot 13 y el 18. A lo largo de su historia, la marca lanzó versiones furgoneta de algunos de sus modelos, desde los años 20 y 30 hasta principios de los 80.

Ya presente en el mercado de los vehículos comerciales gracias a las diversas generaciones de furgones comercializadas desde 1950, Peugeot buscaba volver al segmento con mayor volumen de ventas de este mercado. Su oferta debía incorporar todo el nivel de confort y emoción que se exige a un modelo de la marca, aprovechando, además, toda la experiencia adquirida en la fabricación de “pesos pesados” como el Expert, el Boxer o el J5.

En su regreso, Peugeot no podía limitarse a añadir un espacio de carga a un modelo ya existente. El planteamiento tenía que ser revolucionario y lo fue: ofrecer a los profesionales un producto específico, tanto en diseño como en prestaciones. Un vehículo polivalente, útil como herramienta de trabajo en el día a día y como coche familiar los fines de semana. De esta reflexión nació el Partner, con dos versiones: furgón y Tepee, esta última con una vocación orientada al ocio que le acerca al universo de los SUV.

Al estar pensado como un modelo totalmente independiente, el Peugeot Partner pudo aterrizar en el mercado con un diseño aerodinámico y lleno de emoción, en el que el puesto de conducción y el espacio de carga, o la zona reservada a los pasajeros, se funden armoniosamente, sin rupturas. En el apartado de equipamiento, todo lo que se puede encontrar en un turismo Peugeot.

Si en 1996 se ofrecían innovaciones como los frenos ABS, el aire acondicionado, los airbags, o motores de última generación, en 2016 se puede disfrutar, a bordo de un Partner, de la pantalla táctil de 7”, que permite el acceso a todo un mundo de conectividad y que centraliza múltiples funciones del vehículo, desde el navegador hasta el sistema de audio o la climatización. Bajo el capó, la oferta de motores Euro 6 de la marca, entre los que destaca el motor 1.6 BlueHDi 100 CV, con unas emisiones de CO2 de 106 g/Km.

Texto e imagen: Peugeot