Porsche abre una nueva planta para motores de ocho cilindros

Porsche_1

Producción innovadora para motores innovadores: Porsche está escribiendo el siguiente capítulo en la fabricación de motores con la puesta en marcha de su nueva planta, específica para propulsores de ocho cilindros.

 

 

Su fábrica principal de Stuttgart-Zuffenhausen trabaja con métodos de producción vanguardistas y, a plena capacidad, sus 400 empleados pueden construir alrededor de 200 motores V8 diariamente. El fabricante de vehículos deportivos ha invertido cerca de 80 millones de euros en las nuevas instalaciones.

“Porsche realiza motores deportivos de altas prestaciones: desde el diseño hasta la producción en serie”, manifiesta Oliver Blume, Presidente del Consejo de Dirección de Porsche AG. “Con los nuevos motores estamos ampliando nuestros conocimientos en esta materia. Así es como garantizamos a nuestros clientes el placer de conducir del mañana y aseguramos el trabajo futuro de nuestros empleados. Al mismo tiempo, estamos sentando las bases necesarias para llevar con éxito a Porsche a la nueva era de la movilidad eléctrica”. La nueva planta de motores de Porsche también contribuirá a las sinergias dentro del Grupo Volkswagen. La idea es que, a partir de este momento, se produzcan en Stuttgart-Zuffenhausen los motores V8 para todas las marcas del Grupo.

Uwe Hück, Presidente del Comité de Empresa y Vicepresidente del Consejo de Supervisión de Porsche AG: “Zuffenhausen es donde nació la leyenda Porsche, que sigue viva. Los primeros coches de serie, como el Porsche 356 original, se construyeron aquí hace 66 años. Entonces había 108 empleados y se hacían 369 vehículos al año. Hoy, sólo en la fabricación de motores trabajan más de 1.200 personas. Y si hablamos del alma de Porsche, ese sin duda es el motor, que ahora tiene un nuevo hogar. Pero Porsche no sólo está invirtiendo en nuevas tecnologías y edificios; además, invierte en las personas. Estamos creando unas condiciones de trabajo vanguardistas para nuestros empleados. Esa es la razón de que nuestras personas intergalácticas sean un factor clave en nuestros éxitos. Las nuevas instalaciones para la fabricación de motores también demuestran el compromiso con Zuffenhausen, Stuttgart y Baden-Württemberg de cara al futuro de la fabricación de vehículos deportivos y, por encima de todo, con unos trabajadores que son únicos. Porsche no sólo habla. Porsche marca los estándares”.

Interconexión flexible entre fabricación y automatización

El aspecto principal de la nueva planta de motores es su sistema de producción flexible, en el que la manufactura y la automatización están interrelacionadas de forma armoniosa y eficiente. El ensamblaje de los innovadores motores V8, que al principio sólo serán utilizados en el nuevo Panamera, requiere unos procesos extremadamente precisos. Este es el motivo por el cual la responsabilidad recae de manera muy especial en los hombros de unos empleados altamente cualificados y bien preparados. “Ya hemos involucrado intensamente a nuestro equipo en la planificación y hemos recibido más de 450 ideas para la nueva planta”, decía Albrecht Reimold, miembro del Consejo de Dirección de Porsche AG como responsable de Producción y Logística. “Estos deseos y recomendaciones han hecho una magnífica contribución para el diseño del lugar de trabajo, que beneficia tanto a la calidad del producto como a las condiciones laborales”. Por ejemplo, las estaciones de ensamblaje son ergonómicamente ejemplares y pueden ajustarse de forma individual para cada empleado. Para evitar la monotonía, los empleados se implican en una larga variedad de tareas y se les forma, en diferentes etapas, para todo el proceso de ensamblaje. Reimold: “El objetivo final es que los trabajadores dominen el motor completo”.

Estos empleados están asistidos por máquinas y herramientas vanguardistas. Se han incorporado alrededor de 100 innovaciones al concepto del sistema de producción. Por ejemplo, Porsche implementó vehículos de transporte industrial que son programables por el usuario. Los transportadores eléctricos, alimentados por baterías de titanato de litio, circulan sobre una red de 16.000 imanes montados en el suelo de los dos niveles de la planta. Su flexibilidad hace posible adaptar fácilmente el proceso de producción a los potenciales cambios de producto y a nuevos métodos que se introduzcan con posterioridad.

Las herramientas son adaptables y los ajustes predefinidos de par o velocidad se pueden modificar en cualquier momento a través de la red electrónica de producción. Esto significa que no se limitan a un lugar específico de uso, sino que se pueden emplear universalmente en el ensamblaje y sólo necesitan ser montadas en la nueva estación de trabajo (en el argot de producción son “recicladas”), para programarlas luego de cara a su nueva tarea. Además, las herramientas ergonómicamente optimizadas simplifican las tareas a los trabajadores al mejorar su de utilización. Cada 3,5 minutos comienza el ensamblaje de un nuevo motor. Un total de 95 carros de piezas transportan los motores a lo largo de la línea, diseñada en forma de U y con una longitud de 432 metros. El motor de ocho cilindros se produce en 6,2 horas, en 110 ciclos de trabajo, de los cuales 71 son en las áreas de manufactura. Porsche está aumentando el uso de la digitalización y de la capacidad de gestión de datos en su proceso de producción para los nuevos motores V8. Christian Will, Vicepresidente de Agregados y Componentes de Porsche AG: “Una vez que se ha terminado y probado, se pueden recuperar alrededor de 2.300 unidades de datos sobre cada motor. Cuando ocurre cualquier fluctuación en la calidad se detecta muy pronto y así se consigue que no tenga ningún efecto”.

La estructura de planta multifuncional permite un crecimiento flexible

La nueva planta de motores, que comenzó a construirse a principios de 2014, está situada en la zona de expansión oeste del principal centro de producción de Porsche. La superficie construida es de alrededor de 10.000 metros cuadrados. La fábrica se subdivide en dos niveles, con la parte de logística en la planta baja y el ensamblaje de motores en el piso superior. La estructura multifuncional del área de producción se reconoce por sus escasas características arquitectónicas permanentes, para no limitar un uso flexible. El concepto conserva la opción de añadir nuevos contenidos temáticos y nuevos productos. En consecuencia, la división y el perímetro de la nueva planta de motores se ha preparado para su crecimiento. El edificio se construyó en la zona noreste de un terreno de 25.000 metros cuadrados que Porsche adquirió para su expansión. La zona de entrada de tres alturas, con oficinas y espacios sociales, se encuentra en la parte frontal, por lo que el espacio para construir estructuras de expansión estará disponible en el otro lado del edificio. Dentro del edificio, el diseño arquitect nico reserva espacio para la instalación de otro nivel de trabajo en el primer piso.

Porsche también está logrando un hito en términos de sostenibilidad en la construcción de su planta de motores. La nueva edificación es parte de la Planta 4, que es uno de los primeros centros industriales de Alemania que recibe la calificación oro en su precertificado de la Sociedad Alemana para la Construcción Sostenible (en inglés, German Society for Sustainable Construction, DGNB). El edificio se evaluó en base a 40 criterios de sostenibilidad. Entre otras cosas, un sistema fotovoltaico instalado en el techo genera anualmente hasta 242.500 kilovatios/hora de energía eléctrica. Esto representa un ahorro de 105 toneladas métricas de dióxido de carbono, en comparación con lo que emitiría un sistema de generación eléctrica convencional. Además, grandes secciones del techo han sido ajardinadas con plantas, lo que contribuye a mejorar la calidad del aire.

Porsche crece con más fuerza que nunca, gracias a sus programas de inversión

En los últimos años Porsche ha invertido más de 300 millones de euros en su principal centro de producción de Stuttgart-Zuffenhausen. Junto a la nueva planta de motores, donde había previamente una planta de cableado, la compañía tiene previsto adaptar lo que fueron unas instalaciones de producción de transmisiones y convertirlas en talleres centrales. También se ha edificado un nuevo centro de formación para los empleados más jóvenes de Porsche, en un terreno que fue depósito de tranvías. Con el fin de poner en práctica futuros proyectos y desarrollar los centros de negocio de la ciudad, Porsche AG ha ampliado sus terrenos en

Stuttgart a más de 600.000 metros cuadrados, lo que supone más del doble de la superficie que tenía. En los próximos años tiene previstas inversiones adicionales por encima de los mil millones de euros, y así garantizar los recursos necesarios para mantener su exitosa trayectoria de crecimiento. La principal innovación será el primer deportivo eléctrico de la marca. Sólo en Zuffenhausen se crearán más de 1.000 nuevos puestos de trabajo para este producto. La compañía está invirtiendo alrededor de 700 millones de euros en su principal centro de producción. En los próximos años se construirá allí una nueva nave de pintura y una planta de ensamblaje independiente. La planta de motores crecerá para producir propulsores eléctricos y la nave de ensamblaje de carrocerías existente también se ampliará. Las inversiones afectarán igualmente a otras áreas, como el Centro de Desarrollo de Weissach.

Texto e imagen: Porsche